Buscar este blog

Cargando...

viernes, 26 de noviembre de 2010

CARTA ABIERTA

El mini desconocido Autores: Rubén Bertinotti Ricardo Bojanich

A mis padres, a mis entrenadores, a mis dirigentes...

Sé lo que todos me quieren, cada uno lo demuestra permanentemente en cada acto, en cada lugar y relación que nos une. Pero para que ese amor que sienten hacia mí y por el que yo siento hacia ustedes, quiero que me den la posibilidad de ser libre, de crecer de la manera más pura y desatado de obligaciones que pueda.

Déjenme jugar con la alegría de que por sí me representa, déjenme ser un niño que a mi me gusta serlo.

No quieran que logre cosas que tal vez sean importantes, pero para otro momento, y rebuscarlas ahora representaría perder otras en pos de aquellas, y a las que considero hoy muy importante...

Déjenme vivir la edad que tengo pues sólo para una vez por mi vida.

No planifiquen tanto conmigo y mis cosas, no se desesperen por mis derrotas y menos aún, no se sientan derrotados; pues el dolor que me produce perder, termina cinco segundos después del llanto y ya ni me acuerdo, volviendo a sentir alegría por jugar y ser aún un niño...

No busquen triunfos a través mío, no pretendan hacerme como fueron o no pudieron serlo; no malgasten el tiempo, soy un niño y quiero serlo.

A ustedes padres elijan un club donde mandarme, si es posible que me guste y tenga un profesor que me prepare para un día ser un buen jugador, pero no hoy, donde quiero hacer lo que siento, me gusta y puedo.

No quieran que sea un chico grande, busquen que sea un gran chico... sé lo que sufren en una cancha cuando juego, pero no me gusta que pase así, pues en ese momento yo soy feliz, estoy jugando; y pareciera desde adentro que compitieran los de afuera por nosotros, que se tuvieran celos entre padres, que sufrieran por el triunfo que no llega o por el movimiento esperado y oportuno que no puedo darles.

Pero si me dieran tiempo, y entendieran que éste ahora tiene que ser así, que en el depor­te como en la vida todo tiene un tiempo, seguramente un día podría dárselos.

¡Por favor! Déjenme jugar sin presiones, sin retos, sin tantas correcciones, sin ver la triste realidad de verlos pelear por mí...

¡Por favor! Dejen que juegue solo, dejen que me divierta, dejen que sea feliz, soy un niño no lo olviden, soy un niño...

Y una sola vez en la vida...

martes, 23 de noviembre de 2010

XIII CLÍNIC DE BÁSQUET DIPUTACIÓN DE OURENSE

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DEL TRABAJO DEL ENTRENADOR

CHEMA BUCETA

En el ENTRENAMIENTO es muy importante tener en cuenta los objetivos de lo que vamos hacer. Buceta establece cuatro categorías:

1. APRENDIZAJE

Perfeccionar cosas que aprenden o que no dominan. Exige una intensidad mental elevada.

Debemos distinguir:

1.1 Ejecución Motora (Técnica de tiro)

1.2 Toma de Decisión (Tirar en función de las circunstancias antecedentes que se dan el campo)

2. REPETICIÓN – MECANIZACIÓN = CONSOLIDACIÓN

Repetir acciones o gestos para que se consoliden o ponerlos a punto.

3. SIMULAR – TRANSFERIR A SITUACIONES DE PARTIDO

En el entrenamiento se manipulan situaciones para conseguir condiciones de partido, introduciendo dificultades similares (oposición; tiempo; coste – beneficio...).

Las acciones se deben vincular a una situación concreta y dentro de un contexto. La intensidad es parte importante de este objetivo.

4. PREPARAR UN PARTIDO ESPECIFICAMENTE

¿Qué peso específico damos a cada una?.

Es una observación que debemos tener en cuenta en función del nivel y la categoría que entrenamos. Cada uno tiene que decidir, tomar y seleccionar lo que queremos hacer. Es básico controlar las condiciones del ejercicio para buscarle una “rentabilidad” y conseguir el objetivo que queremos.

q EJEMPLO PRÁCTICO (TIRO DE GANCHO)[1]

El objetivo es realizar un sistema de entrenamiento adecuado que permita trabajar y mejorar a la vez las conductas de ejecución y de toma de decisiones. Será importante el poder encontrar un aprendizaje específico que ayude a que los jugadores aprendan a leer situaciones complejas.

METODOLOGÍA:

1. Vincular la DECISIÓN que pretendemos que aprenda a tomar (Ejemplo: realizar un tiro de gancho) a UNA SITUACIÓN CONCRETA (Ejemplo: defensor detrás y que no existan ayudas defensivas). Se le enseña el contexto y la situación en dónde queremos que la realice. Explica el objetivo del ejercicio.

2. Utilizar las PREGUNTAS como método de corrección para que asimilen la información. Saber si han captado el concepto, obligando a que piensen.

3. Impone unas “normas” que controlan o limitan las acciones de los defensores y permiten el desarrollo del objetivo.

4. Reconocer los ACIERTOS en las decisiones. Ante una buena decisión utiliza el “reforzamiento social” antes de conocer el resultado de la acción.

5. En la parte final del entrenamiento debemos realizar un test. Durante ese período de tiempo no diremos nada, limitándonos a observar hasta que punto han asimilado y consolidado lo trabajado con anterioridad. Buscar los errores para insistir en mejorarlos. También podemos hacer un registro de las cosas que hacen bien.

6. La calidad del entrenamiento es muy importante. El vincular o unir Intensidad de entrenamiento a Conductas de Aprendizaje y Asimilación de Decisiones, puede llegar a ser contraproducente para que los jugadores consoliden los aprendizajes que pretendemos.

El elemento que debemos controlar es la Acción del jugador, el cual percibe una serie de estímulos que determinan que su decisión sea una u otra. Hay que tener en cuenta que la decisión es buena o mala en función del criterio que hayamos establecido antes de que se tome, teniendo en cuenta las circunstancias que rodean la decisión.

Ejemplo:

- Criterio: que el jugador haga un tiro de gancho cuando el defensor esté por detrás y el equipo contrario no realice ayudas defensivas.

- Acción del Jugador: tiro de gancho.

- Estímulos: defensor detrás y ausencia de ayudas defensivas.

- Decisión: tirar de gancho (no ayudas defensivas); pasar (ayudas defensivas).

Las decisiones que enseñamos deben aumentar la posibilidad de meter canastas de nuestros jugadores. Si exigimos algo para lo que no están preparados o capacitados, estaremos creando inseguridad en sus conductas de ejecución, llegando a interferir posteriormente en sus tomas de decisiones.

Posteriormente introducir este objetivo de realización en una situación de 3x3, en donde es necesario controlar al defensor del jugador interior para poder trabajar el objetivo (tiro de gancho).

Comenzamos restringiendo la acción del jugador, y poco a poco (según su nivel de asimilación) vamos reproduciendo las situaciones de partido. La finalidad será que el jugador tenga la oportunidad de tomar la decisión que queremos (tiro de gancho), y luego controlar la conducta de los dos jugadores exteriores (unas veces ayudan, otras no), para que el jugador interior “empiece a leer” que hacen los defensores.

q EJEMPLOS DE CÓMO CONTROLAR LAS CONDICIONES DEL EJERCICIO

Se puede combinar con otras decisiones para poder alcanzar el objetivo propuesto:

- Que los exteriores busquen pasar interior.

- Realizar un tiro de gancho.

- Jugador interior debe ser defendido por detrás, nunca por delante ni en 3/4.

- Presión sobre los jugadores exteriores.

- Cuándo reciba jugador interior deciden realizar Ayudas o no.

- Pasar al jugador interior por debajo de la prolongación de la línea de tiros libres.

- Partido a dos canastas, para que sea válida debe haber como mínimo un pase interior.

- Cambiar las condiciones del ejercicio (después de que esté consolidada):

§ Pasar a todo el campo.

§ Un mismo jugador no puede estar más de dos veces seguidas en una misma posición.

Las normas que establecemos en el ejercicio deben permitir que los jugadores estén atentos al objetivo que pretendemos. Si la defensa provoca errores y no permite que se consiga el objetivo, debemos tratar de reducir la dificultad.

En los ejercicios y entrenamientos de Aprendizaje lo más importante es la Intensidad Mental.

q CONCLUSIÓN

Cada jugador tiene un ritmo de aprendizaje. No debemos desperdiciar la inteligencia de los jugadores, es importante que a ellos se les ocurran las soluciones a los “problemas” que les planteamos.



[1] Para mayor información se recomienda BUCETA, J.M. (1998): Psicología del entrenamiento deportivo. Ed. Dykinson. Madrid. Capítulo 7: APRENDIZAJE DEL COMPORTAMIENTO TÁCTICO: PROGRAMAS DE INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA; apartados 7.1 “Programa de intervención para vincular una decisión a estímulos antecedentes simples” ; 7.2 “Estrategias psicológicas para el aprendizaje de la decisión entre dos o más conductas alternativas” y 7.3 “Aplicación de un programa de intervención en grupo, para el aprendizaje de decisiones complejas”; pag. 211-234.